Literatura

  • Literatura

Fruto de la liberalización de la enseñanza a mediados del siglo XIX, una generación de intelectuales, sobre todo escritores, comenzó a marcar su presencia en Cabo Verde aún en el siglo XIX, con la producción poética de Eugénio Tavares (1867-1930). El poeta nació y creció en Brava, sumergido en un ambiente de intelectualidad singular, y tuvo como maestro al filósofo popular José Rodrigues Aleixo, que vivía aislado junto a la playa de Aguada, que también Eugénio frecuentaba por razones amorosas, además de frecuentar también excelentes pedagogos, primero en la escuela primaria, y más tarde en diversas aulas privadas.

El movimiento Claridade (1936/7 y 1947/60) marcó hasta nuestros días este arranque vigoroso de la intelectualidad caboverdiana, con no más de 9 números de una revista irregular que determinó profundamente la nueva personalidad de los caboverdianos. Manuel Lopes, de S. Vicente (1907/2005), Baltazar Lopes da Silva, de S. Nicolau (1907/1989) y Jorge Barbosa, de Santiago (1902/1971), los mentores de esta verdadera bandera autonomista, al afirmar sin vacilaciones la importancia del criollo en la matriz de la peculiaridad caboverdiana, y reforzando esta iniciativa con obras que transmitieron a generaciones de estudiantes la consciencia de la personalidad criolla propia, con raíces profundas ya en el siglo XVI, plantearon de este modo en la Historia de Cabo Verde un cambio de rumbo decisivo.

De hecho, la revista se titulaba Claridade – Revista de Arte e Letras, subtítulo ampliamente justificado por el abanico de temas abordados en ella, desde la poesía, el romance, el cuento, la novela o la crítica literaria hasta la música y la danza, la pintura y el dibujo, la historia y la geografía, así como en análisis sociológico.

A la generación de Claridade la siguió otro grupo de escritores y pensadores que procuraron romper con el estilo conciliador de Claridade, entre los cuales destacan Amílcar Cabral, el gran líder del movimiento de la independencia (PAIGC), y Corsino Fortes, entre otros.

Más recientemente, prosperó una nueva ola de escritores, historiadores y poetas, tales como Germano Almeida, Germano Lima, Daniel Pereira, Vera Duarte, Mário Lúcio Sousa, Ludgero Correia y muchos otros, ya integrados en un vasto conjunto de ciudadanos que confirman Cabo Verde como una nación de numerosos herederos de los que se lanzaron en la aventura de escribir, hace poco más de un siglo.

Arménio Vieira, recientemente galardonado con el premio Camões, es un poeta que se inspira en la literatura europea y sigue un rumbo autónomo de la corriente generalmente nacionalista de la literatura caboverdiana en una afirmación de pluralismo creciente.

Fruto de la liberalización de la enseñanza a mediados del siglo XIX, una generación de intelectuales, sobre todo escritores, comenzó a marcar su presencia en Cabo Verde aún en el siglo XIX, con la producción poética de Eugénio Tavares (1867-1930). El poeta nació y creció en Brava, sumergido en un ambiente de intelectualidad singular, y tuvo como maestro al filósofo popular José Rodrigues Aleixo, que vivía aislado junto a la playa de Aguada, que también Eugénio frecuentaba por razones amorosas, además de frecuentar también excelentes pedagogos, primero en la escuela primaria, y más tarde en diversas aulas privadas.

El movimiento Claridade (1936/7 y 1947/60) marcó hasta nuestros días este arranque vigoroso de la intelectualidad caboverdiana, con no más de 9 números de una revista irregular que determinó profundamente la nueva personalidad de los caboverdianos. Manuel Lopes, de S. Vicente (1907/2005), Baltazar Lopes da Silva, de S. Nicolau (1907/1989) y Jorge Barbosa, de Santiago (1902/1971), los mentores de esta verdadera bandera autonomista, al afirmar sin vacilaciones la importancia del criollo en la matriz de la peculiaridad caboverdiana, y reforzando esta iniciativa con obras que transmitieron a generaciones de estudiantes la consciencia de la personalidad criolla propia, con raíces profundas ya en el siglo XVI, plantearon de este modo en la Historia de Cabo Verde un cambio de rumbo decisivo.

De hecho, la revista se titulaba Claridade – Revista de Arte e Letras, subtítulo ampliamente justificado por el abanico de temas abordados en ella, desde la poesía, el romance, el cuento, la novela o la crítica literaria hasta la música y la danza, la pintura y el dibujo, la historia y la geografía, así como en análisis sociológico.

A la generación de Claridade la siguió otro grupo de escritores y pensadores que procuraron romper con el estilo conciliador de Claridade, entre los cuales destacan Amílcar Cabral, el gran líder del movimiento de la independencia (PAIGC), y Corsino Fortes, entre otros.

Más recientemente, prosperó una nueva ola de escritores, historiadores y poetas, tales como Germano Almeida, Germano Lima, Daniel Pereira, Vera Duarte, Mário Lúcio Sousa, Ludgero Correia y muchos otros, ya integrados en un vasto conjunto de ciudadanos que confirman Cabo Verde como una nación de numerosos herederos de los que se lanzaron en la aventura de escribir, hace poco más de un siglo.

Arménio Vieira, recientemente galardonado con el premio Camões, es un poeta que se inspira en la literatura europea y sigue un rumbo autónomo de la corriente generalmente nacionalista de la literatura caboverdiana en una afirmación de pluralismo creciente.

Autoria/Fonte

Armando Ferreira

Relacionados

Notícias

Governo e Nortuna assinam acordo para produção de atum em aquacultura

“Gostaríamos de contribuir para a comunidade local, porque vamos ficar aqui por muitos anos”