Educación y alfabetismo

  • Educación y Alfabetización

Conforme a la evolución histórica de la enseñanza, ésta estaba reservada en una época a la clase noble y el clero, que organizaba la transmisión de conocimientos a través de un sistema de preceptores y escuelas de acceso limitado.

Con el renacimiento y el humanismo, a partir del siglo XVI, que centraron las atenciones en la persona como individuo, las cosas fueron cambiando lentamente.

La primera institución de enseñanza conocida fue el colegio de los jesuitas de Ribeira Grande, implantado en 1606, del cual salieron numerosos padres muy preparados, según el testimonio autorizado del propio António Vieira, que con ellos convivió algún tiempo. Pero los jesuitas no se limitaron a formar sacerdotes. En ese año, el P. Manuel Barros describía que su misión consistía en la “predicación pública a los condenados, a los pobres, a los enfermos y a los esclavos, pero también en la enseñanza de la cartilla y de las primeras letras a los niños negritos”. Un testimonio precoz de la democratización de la enseñanza.

Las escuelas públicas proliferaron a partir de 1817, avanzando primero las de enseñanza primaria. La primera escuela secundaria de la que existen noticias funcionaba en Brava en 1845, por orden del Obispo de Cabo Verde, con 24 alumnos (12 de los cuales destinados a la vida eclesiástica), en Santa Bárbara, entonces capital de la isla, pero este seminario-liceo sólo se convirtió en realidad en 1866 en S. Nicolau. La Reina Maria II ordenó a su vez la abertura de la Escuela Principal de Cabo Verde también en Brava, en 1847 (para cuya dirección fue nombrado el Teniente Vitorino Dantas Pereira), con el fin de formar profesores que debieron repartirse por el país. También en Brava, que en esta época se convirtió en una isla de poetas, escritores y pensadores, el Gobernador General mandó abrir, en 1857, una escuela para la enseñanza de artes y oficios.

A su vez, Playa fue dotada en 1860 del Liceo Nacional de la Provincia de Cabo Verde, en una corriente de enseñanza que cambió profundamente la sociedad caboverdiana. Las  asignaturas impartidas en Playa fueron matemáticas, francés, inglés, filosofía y latín.

El Liceo de Playa cerró en 1892 y pasó el testigo al Seminario-Liceo de S. José, en Ribeira Brava, en S. Nicolau, que abrió en 1866 y se convirtió en un verdadero vivero de escritores e incluso científicos.

En 1917, la República en Portugal planteó problemas para el Seminario-Liceo, que cerró, volviendo a abrir en los años veinte, para cerrar de nuevo a principios de los años 30. Sólo en 1937, con la abertura en Mindelo del Liceo Gil Eanes, la enseñanza secundaria encontró una estabilidad definitiva, ya que su cierre en 1967 fue compensado por la abertura, desde 1960, del Liceo de Playa, cuyas instalaciones, en Monte Agarro, ostentaron el nombre del entonces Ministro de Ultramar, Adriano Moreira, adoptando con la independencia el nombre de un héroe nacional, Domingos Ramos. Los sucesivos gobiernos de Cabo Verde aceleraron la democratización de la enseñanza, destacando la secundaria, que era manifiestamente insuficiente en la época de la independencia, sobre todo teniendo en cuenta la aceleración del crecimiento demográfico, y que actualmente cubre todo el país.

La enseñanza universitaria hizo su aparición en Cabo Verde con la abertura de la Universidad Piaget en Playa, en 2001, siguiéndole otras universidades, como la Lusófona, en Mindelo, en 2007, y más recientemente la Universidad de Cabo Verde (UNI-CV), que añade un conjunto de estructuras de enseñanza repartidas por todo el país.

Conforme a la evolución histórica de la enseñanza, ésta estaba reservada en una época a la clase noble y el clero, que organizaba la transmisión de conocimientos a través de un sistema de preceptores y escuelas de acceso limitado.

Con el renacimiento y el humanismo, a partir del siglo XVI, que centraron las atenciones en la persona como individuo, las cosas fueron cambiando lentamente.

La primera institución de enseñanza conocida fue el colegio de los jesuitas de Ribeira Grande, implantado en 1606, del cual salieron numerosos padres muy preparados, según el testimonio autorizado del propio António Vieira, que con ellos convivió algún tiempo. Pero los jesuitas no se limitaron a formar sacerdotes. En ese año, el P. Manuel Barros describía que su misión consistía en la “predicación pública a los condenados, a los pobres, a los enfermos y a los esclavos, pero también en la enseñanza de la cartilla y de las primeras letras a los niños negritos”. Un testimonio precoz de la democratización de la enseñanza.

Las escuelas públicas proliferaron a partir de 1817, avanzando primero las de enseñanza primaria. La primera escuela secundaria de la que existen noticias funcionaba en Brava en 1845, por orden del Obispo de Cabo Verde, con 24 alumnos (12 de los cuales destinados a la vida eclesiástica), en Santa Bárbara, entonces capital de la isla, pero este seminario-liceo sólo se convirtió en realidad en 1866 en S. Nicolau. La Reina Maria II ordenó a su vez la abertura de la Escuela Principal de Cabo Verde también en Brava, en 1847 (para cuya dirección fue nombrado el Teniente Vitorino Dantas Pereira), con el fin de formar profesores que debieron repartirse por el país. También en Brava, que en esta época se convirtió en una isla de poetas, escritores y pensadores, el Gobernador General mandó abrir, en 1857, una escuela para la enseñanza de artes y oficios.

A su vez, Playa fue dotada en 1860 del Liceo Nacional de la Provincia de Cabo Verde, en una corriente de enseñanza que cambió profundamente la sociedad caboverdiana. Las  asignaturas impartidas en Playa fueron matemáticas, francés, inglés, filosofía y latín.

El Liceo de Playa cerró en 1892 y pasó el testigo al Seminario-Liceo de S. José, en Ribeira Brava, en S. Nicolau, que abrió en 1866 y se convirtió en un verdadero vivero de escritores e incluso científicos.

En 1917, la República en Portugal planteó problemas para el Seminario-Liceo, que cerró, volviendo a abrir en los años veinte, para cerrar de nuevo a principios de los años 30. Sólo en 1937, con la abertura en Mindelo del Liceo Gil Eanes, la enseñanza secundaria encontró una estabilidad definitiva, ya que su cierre en 1967 fue compensado por la abertura, desde 1960, del Liceo de Playa, cuyas instalaciones, en Monte Agarro, ostentaron el nombre del entonces Ministro de Ultramar, Adriano Moreira, adoptando con la independencia el nombre de un héroe nacional, Domingos Ramos. Los sucesivos gobiernos de Cabo Verde aceleraron la democratización de la enseñanza, destacando la secundaria, que era manifiestamente insuficiente en la época de la independencia, sobre todo teniendo en cuenta la aceleración del crecimiento demográfico, y que actualmente cubre todo el país.

La enseñanza universitaria hizo su aparición en Cabo Verde con la abertura de la Universidad Piaget en Playa, en 2001, siguiéndole otras universidades, como la Lusófona, en Mindelo, en 2007, y más recientemente la Universidad de Cabo Verde (UNI-CV), que añade un conjunto de estructuras de enseñanza repartidas por todo el país.

Autoria/Fonte

Armando Ferreira

Relacionados

Notícias

Governo e Nortuna assinam acordo para produção de atum em aquacultura

“Gostaríamos de contribuir para a comunidade local, porque vamos ficar aqui por muitos anos”